Principio 7

Las empresas deben mantener un enfoque preventivo que favorezca el medio ambiente.

El enfoque preventivo se define de la forma siguiente: “Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente.” El enfoque preventivo exige la aplicación sistemática de la evaluación de los riesgos (determinación de los riesgos, caracterización de los peligros, evaluación de la exposición y caracterización del riesgo), la gestión y la notificación de los riesgos. Cuando exista una sospecha razonable de daños y los responsables de la adopción de decisiones tengan que aplicar un enfoque preventivo, deben tener en cuenta el grado de incertidumbre de la evaluación científica.

Sitio GlobalCaja de Herramientas

Compartir en: