Principio 6

Las empresas deben apoyar la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y la ocupación.

La discriminación en el empleo significa tratar a las personas de manera diferente o menos favorable, debido a características que no están relacionada con sus méritos ni con los requisitos inherentes al puesto de trabajo (por ejemplo, raza, edad, discapacidades o género). La discriminación puede darse en diversas actividades relacionadas con el trabajo, como el acceso al empleo, a determinadas ocupaciones y a la capacitación y orientación profesional.

Sitio GlobalCaja de Herramientas

Compartir en: