Principio 2

Las empresas deben asegurarse de no ser cómplices de la vulneración de los derechos humanos.

Existen varios tipos de complicidad. La complicidad directa se produce cuando una empresa deliberadamente presta asistencia en las vulneraciones de los derechos humanos cometidas por terceros. La complicidad ventajosa indica que una empresa obtiene ventajas directamente de las vulneraciones de los derechos humanos cometidas por terceros. La complicidad tácita describe una situación en la que una empresa no presta asistencia en la vulneración de los derechos humanos, no favorece estos actos, no se beneficia de las acciones de los responsables de vulneraciones de dichos derechos, pero tampoco actúa ante estas situaciones.

Sitio GlobalCaja de Herramientas

Compartir en: